Masaje

masaje -massage

Energía e intercambios energéticos

Antes de comenzar a dar un masaje, piense en el siguiente principio rector repítalo mentalmente: No cedo nada de la energía que necesito y no capto energías que no necesito.
En el caso del masaje entre dos, las parejas conectan entre si y se comunican a la vez por intermedio de las manos y de los pies, estableciendo una especie de corriente entre ambos.
Para comenzar la sesión, familiarícese con las manos y los pies de su pareja. Las manos tocan, palpan, acarician, presionan, masajean y movilizan el pie. Todo esto se realiza de modo muy suave y dosificado, y en un primer momento el objetivo es relajar e instaurar una relación de confianza. Entre masajista y masajeado se produce un intercambio de energía. En realidad, cuando dos personas entran en contacto físico las energías circular entre ellas, tanto si quieren como si no. El masajista debe estar atento a la manera en que estas energías circulan y a no crear bloques. Cuanta más retención muestre en sus gestos y mas al margen se mantenga ante el proceso, mas pueden manifestarse libremente y de manera creativa las energías del masajeado. Las transformaciones que han de experimentarse normalmente bajo la acción del masaje no se deben solamente a la energía del masajista. No se explican tanto por el hecho de que este aporte toda su energía o parte de ella, como por el intercambio de energía que se establece entre las dos personas.

La fuerza vital del masajeado

El fenómeno energético es comparable a la acción catalítica de ciertas sustancias: el catalizador hace posible una reacción determinada sin tomar directamente parte en el proceso. De la misma manera, el masajista permite al masajeado liberarse de los bloqueos que impiden el equilibrio armónico de sus funciones orgánicas globales. ¡Semejante transformación es más las prueba de la fuerza vital del masajeado que el resultado de la habilidad del masajista!

Naturaleza de las energías

 MasajeEs necesario ser consciente del hecho de que no hay energía buena o mala, aparte del hecho de que es difícil afirmar de algo que es intrínsecamente bueno o malo –la naturaleza de la energía consiste únicamente en circular libremente –aunque ciertas energías se bloquean o se desvían. En caso de liberación de energías, puede suceder que una parte de las que se desvían se transmitan al masajeado, y que eso se traduzca en ligeros dolores de cabeza, fatiga pasajera, o  sensaciones inhabituales en las manos.
Estas irritaciones puntuales no son razón suficiente para interrumpir el masaje. Basta con que, cada vez que se produzcan, se sacudan enérgicamente las manos en dirección del suelo y se repita el principio rector del intercambio de energía o se respire profundamente para desembarazarse de la fatiga y del los dolores de cabeza. También puede beber un vaso de agua de vez en cuando.
Imagine las energías circulando. Imagine que usted es un canal por el cual fluye agua. Permanezca siempre abierto y permeable.
Tanto si piensa descubrir perturbaciones o bloqueos como si no, no debe perder de vista, cuando practique el masaje entre dos o el automasaje, que lo que es necesario trabajar ante todo es la activación de las energías vitales y la estimulación de las defensas naturales del organismo.

Post Categories: Los Masajes